¿Que transmiten las tipografias de los letreros luminosos?

 

 

letreros luminosos

 

El paso inicial en el momento de hacer en los letreros luminosos un diseño tipográfico es elegir el término básico, el que deseemos trasmitir, y desde aquí, decidir sobre cuál es la forma tipográfica más conveniente para trasmitir ese concepto; ¿utilizaremos letras con serif o bien sin? ¿Van a ser geométricas o bien basadas en la escritura? ¿Modulares o bien orgánicas? La elección de una tipografía es fundamental puesto que sosteniendo todos y cada uno de los elementos gráficos de una composición, solo cambiando la fuente, la sensación y percepción que produce es muy, muy diferente.

Hay que tener en consideración que asimismo se pueden trasmitir los conceptos a través del espacio entre letras, palabras y parágrafos, igual que la medida, la dirección, el grosor y la colocación de las letras, no solo de la tipografía elegida.
Tipografiar no siempre y en todo momento significa trasmitir un texto sociable, puede tratarse de construcciones abstractas, sencillamente haciendo la belleza aparente. Todo diseño hecho con tipografía consta de estas dos partes:
-Macrotipografia: composición, distribución, organización de los elementos; espacio, situación, espacio negativo. Se trata de la primera impresión.
-Microtipografia: detalles, esencia, forma, letra, línea, puntuación. En general este nivel no es detectado de manera consciente pero sí de forma inconsciente.

Macro y micro son dependientes plenamente. O sea, el éxito del conjunto (macro) depende de sus partes (micro).

Como nos afectan las tipografías
Cada tipografía provoca una emoción, comparte historias y también repercusión en el comportamiento del humano. Todas y cada una de las fuentes, tienen unos rasgos morfológicos y un diseño identificativo que deja clasificarlas en diferentes familias, de ahí que cada una de ellas transmite unas sensaciones y unos conceptos y también ciertas ideas.

-Romanas: Las sensaciones que producen son clasicismo, formalidad, tradición, religiosidad, delicadez, conservador, refinamiento… Tienen serif (base en los extremos). Se pueden clasificar en Romanas Viejas (el serif se afina conforme llega a los extremos) o bien Romanas Modernas (mantiene exactamente el mismo grosor). Generalmente cambia el grosor del trazo de la letra conforme sus ascendentes (más fino) y descendientes (más grueso).

-Egipcias: Transmiten fuerza, industria, contundencia, precisión… Tienen serif, que forma un ángulo recto (90º) con las partes perpendiculares de la letra. Estas fuentes mantienen exactamente el mismo grosor en sus partes, aun el serif es tan grueso como los bastones.

-Sin serif: Transmiten modernidad, fuerza, dinamismo, potencia, actualidad… No tienen serif. El grosor es igual en todo el recorrido de la letra y presenta una alta legibilidad aun en tamaños pequeños.

-Fantasía: Se tratan de unas fuentes variadísimas, con mucha personalidad y con ornamentos. Se suelen usar para efectuar logos, puesto que son muy diferenciales del resto de tipografías. Para la redacción de textos no van tanto que en cuerpos pequeños pues son de bastante difícil legibilidad. Podemos clasificarlas en: caligráficas (elegancia, refinamiento, debilidad, delicadeza…) y scrips (espontaneidad, juventud, rebeldía…), góticas (viejo, atroz, oscuro…) y ornamentales (personalidad, trasgresoras, originalidad…)

“Meta-diseño”
Finalmente, dar una pincelada al “meta-diseño”, se trata del diseño que trabaja sobre su forma escrita, o sea, dar significado a un término mediante las fuentes y sus variables: semantización tipográfica.
De esta manera, en los letreros luminosos podemos delimitar la tipografía como un proceso, una técnica que hace que el lenguaje sea perceptible desde la elección y combinación de fuentes, símbolos y números. El término procede del heleno y es la unión de tres componentes: tipos que significa “molde”, grephos “escribir o bien grabar” y el sufijo –ia “cualidad o bien acción”.
La práctica de la tipografía, da vitalidad al lenguaje hablado y escrito a lo largo de tiempo, generaciones y etnias, al tiempo que la cultura y el contexto histórico-social afectan e influyen en la creación y percepción de los mensajes por medio de una tipografía. El principal objetivo, es desposar contenido y forma. La manera de las letras son más que simples formas, con diferentes voces y personalidades, las letras pueden murmurar con delicadeza o bien gritar realmente fuerte. Los diseñadores dan vida y poder a las palabras.