Saber si nos aprueban las mejores hipotecas

Análisis de riesgos: caminos para conocer si tendremos posibilidades de que nos den la hipoteca
El análisis de riesgo que usan los directivos de banca y sus especialistas de riesgo, semeja un secreto que no está al alcance de los mortales. Con misterios procedimientos de evaluar nuestra solvencia económica y ser capaces del pago de las cuotas de un préstamo hipotecario, las entidades de financiación resuelven quién es y quien no de percibir una hipoteca.
Ya te adelanto que este atraco financiero tiene muchos fallos, en tanto que usan unos scorings o bien procesos de resolución automatizados que fallan con demasiada frecuencia. No lo digo , lo afirman los índices de morosidad de los bancos.

mejores hipotecasVamos a procurar dar ciertas pistas para poder conocer la probabilidad de éxito que tiene nuestra petición de las mejores hipotecas. Hay que tomar en consideración múltiples puntos ya antes de acceder por la puerta de la oficina bancaria:

*Fincabilidad
Por fincabilidad comprende el banco, en latín paladín, las residencias, locales y/o garajes que tenemos en propiedad y, si no pagamos, nos pueden embargar. Ni se os ocurra no llevarles las notas simples o bien escrituras de las propiedades que tengáis, pensando que de esta forma no os las van a poder embargar en el caso de impagos. Con una consulta al Registro de la Propiedad cualquiera puede saber las propiedades de una persona.
Si no tenemos propiedades, cosa frecuente, en este apartado ya sabemos que tenemos un cero.

*Capacidad de reembolso
¿Seremos capaces de abonar las cuotas de la hipoteca a lo largo de los treinta o bien cuarenta años del préstamo?
Hay indicadores directos, indirectos y subjetivos que puede utilizar un buen analista de peligros. Después de todo, de lo que se trata es de saber si somos o bien no buenos pagadores y si lo seguiremos siendo en un futuro.
Los indicadores directos examinan nuestra capacidad actual de abonar. Podríamos decir que se fundamentan en nuestra documentación económica: tipo de contrato de trabajo, nóminas mensuales, vida laboral y declaraciones de renta, eminentemente. Por norma general la banca desea trabajadores indefinidos (los temporales y autónomos lo tendremos fatal), con una vida laboral aproximadamente estable y congruente (no acostumbra a gustar demasiados saltos de empleo a empleo con poca duración en ellos, ni muchos periodos de desempleo o bien inactividad).

Basándonos en la nómina, se calcula el ratio de endeudamiento que, de manera simplificada, consiste en dividir la cuota de la hipoteca entre lo que ingresamos cada mes. Este ratio jamás debe exceder el treinta o bien máximo cuarenta por ciento . Eso desea decir que si una pareja cobra en conjunto 2200 euros por mes, la cuota máxima que el banco financiará va a ser del cuarenta por ciento de esta cantidad, 880 euros. Lo que al tres por ciento de interés, que emplean como aproximación ciertas entidades en nuestros días, supondría una hipoteca máxima de 245.800 euros a abonar en cuarenta años.

Los indicadores indirectos se fundamentan en nuestra capacidad de ahorro (lo que somos capaces de ahorrar, que señala que no vivimos al día) y nuestras costumbres de gasto (los movimientos de nuestra cuenta bancaria dan una información vital). Nuestro endeudamiento es un dato muy significativo, asimismo. Si aparte de no tener ahorros tenemos otros préstamos o bien nuestra tarjeta hecha humo, cosa que va a saber el banco cuando solicite la CIRBE, nuestras posibilidades empeoran de forma exponencial, aunque podemos entrar en una negociacion hipotecaria.

Las variables subjetivas se fundamentan en lo que trasmitimos al director: nuestra forma de charlar, de vestir, lo que le contamos, etcétera Los buenos analistas con una primera visita, son capaces de hacer predicciones sorprendentemente atinadas sobre si somos o bien no personas serias y buenos pagadores.
El peor aspirante a percibir una hipoteca es un trabajador temporal reciente, sin ahorros, con descubiertos en cuenta bancaria y prepotente.

* Posibilidad de avalistas
Hay que apostillar que no existe el avalista solo de nómina que ciertos clientes del servicio se creen. Uno acredita con sus ingresos y patrimonio presente y futuro.
Si podemos aportar avalistas o bien hipotecantes no deudores, gente que confía en nosotros y son capaces de arriesgar sus recursos consolidando que vamos a cumplir con nuestro compromiso de abonar la hipoteca, tenemos considerablemente más probabilidades de conseguir el sí de la oficina.

A fin de que un avalista fortalezca una operación, debe tener ingresos estables y/o propiedades libres de cargas o bien con hipotecas residuales. De nada vale un avalista mileurista con una hipoteca reciente.

* Valor de tasación de la residencia que deseamos adquirir
Hoy día la enorme mayoría de entidades financieras van al 80% del valor de tasación o bien menos, con salvedades si la residencia que se quiere adquirir es entre las que se han adjudicado en subasta.