Pasos para elegir unos buenos sofas de diseño

¿Cómo elegir un buen sofá, entre el conjunto de sofás con una buena relación calidad-precio y no perder el tiempo? Te sugerimos para comenzar, tener en cuenta la combinación de espacio, el presupuesto y la idoneidad.

Tómate tu tiempo para pedir un buen sofá, en lugar de tomar la decisión en un momento de apuro. Trae tu distribución de la vivienda y la cinta métrica, entonces ves en su busca y selecciona el sofá. Esto evitará la compra de un producto inadecuado.

El sofá en forma de L es un sofá en términos generales comunes para el hogar. En general, para una casa de tres dormitorios, un 3 + 1 es bastante adecuado porque es comparativamente menos costoso y un ahorro de espacio también no va a hacer que el salón se vea demasiado lleno. Para una casa más grande, los hogares que tienen más de cuatro dormitorios o viviendas unifamiliares, habrá una mayor flexibilidad en el sofá.

Lo más importante es entender plenamente tu espacio vital. Debes medir la longitud y la anchura de la sala de estar, la distancia entre el sofá y la entrada, el mueble de la TV u otros muebles. De esta manera, no elegirás un sofá que sea demasiado grande o demasiado pequeño.

También es necesario, tener en cuenta la adecuación entre el sofá y otros muebles de interior, por ejemplo, el material del sofá, podría tener algún tipo de coherencia visual con el suelo u otras piezas, que dará armonía a la habitación.

En general, existen tres categorías de sofás, Clásicos, Modernos y Sofas de diseño. Un sofá clásico, se hace generalmente con madera y la superficie de tela. Son sobre todo de estilo inglés o francés. El sofá moderno, se destaca por su simplicidad. Algunos sofás modernos usan colores vivos, diseño de modelado curvo y el contraste de los materiales.

Además de dormir, pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en la sala de estar, por lo tanto, tener un buen sofá es absolutamente importante para nuestras vidas. La comodidad del sofá es de primera prioridad y esto se relaciona con la altura y la profundidad del sofá. Las patas del sofá, podrían ser de madera o de metal, algunas son con ruedas. Todo está bien siempre y cuando sea sólida su base al piso. Algunos sofás tendrán un soporte de goma en las patas, esto es para proteger el suelo y reducir al mínimo la fricción entre el sofá y el suelo.

En términos generales, el sofá está elevado del suelo unos 30 a 40 centímetros. Después de sentarse, la rodilla estará en el mismo nivel con el sofá. Lo ideal es cuando te echés hacia atrás, tus rodillas estarán todavía en el mismo nivel. Debes encontrar, la posición más cómoda y buscar la distancia entre la cintura y la parte de atrás del sofá. Si la diferencia es bastante grande, significa que tienes menos apoyo al cuerpo. Si puedes sentarte en el sofá durante al menos 10 minutos, aqui estarás eligiendo los sofás de la tienda que serán ideales.

Sofas de diseñoPara los sofás de tela, prestar atención a la mucosa del material. Un sofá agradable debe ser de forro recto y el revestimiento debe estar pegado al armazón del sofá. También puedes ver si la tela es resistente y flexible, y que los revestimientos están bien cosidos.

Un sofá de cuero por lo general es un poco más caro. También depende de los distintos cueros, donde el precio será diferente. Estos son algunos consejos al comprar sofás de cuero, pero primero echa un vistazo a la superficie del cuero, en segundo lugar, comprueba el material con la mano, si es un cuero real una vez que lo presiones, el cuero real se extiende como patrones finos, seguidamente comprobar los brazos del sofá y por último, puedes comprobar la calidad por el olor. El verdadero cuero tendrá sin confusión un olor a cuero. Por el contrario, si se trata de una imitación de cuero, entonces podría ser una especie de estimulante olor.

Tener un buen sofá es de vital importancia, así que elegir sabiamente será importante.