El uso de las lentillas baratas y el maquillaje


 

lentillas baratas

Las lentillas son productos sanitarios. Evidentemente no es “imprescindible” ir maquillado/a para ser un feliz usuario/a de lentillas.
Si bien existen muchos motivos para utilizar lentillas, pues se ve el mundo a un tamaño más parecido al normal, la amplitud de los movimientos oculares es mayor que si se empleas gafas (con todo cuanto ello acarrea) la percepción periférica es mayor y mejor, lo que es esencial, por servirnos de un ejemplo, en el momento de supervisar la evolución de la miopía, etcétera) la realidad es que uno de los motivos que más pesan en el momento de tomar la resolución de utilizar lentillas, es el estético y consecuentemente muchos usuarios/as se maquillan.

En la práctica, la utilización de las lentillas baratas es compatible con el empleo de maquillaje siempre que este no genere irritaciones ni alergias; tampoco se tienen que desprender partículas, por el hecho de que podrían caerte lagrimas, introducirse entre la lentilla y la cornea, hacer de abrasivo y generar algún tipo de irritación.

Teóricamente, lo ideal es que los usuarios/as, primero se maquillen y después se introduzcan sus lentillas, a fin de que no caiga ninguna partícula del maquillaje en un ojo, cuando ya se están utilizando las lentillas. Para las personas que lo precisen, hay unas lentillas singulares para maquillarse que tiene los aros de las lentillas abatibles. Se retira el aro pertinente al ojo derecho, se mira con el ojo izquierdo y se maquilla el derecho; ahora se hace lo equivalente con el izquierdo.

Pero muchos/as usuarios lo hacen en orden inverso: primero se introducen sus lentillas y después se maquillan. Este sistema, lo utilizan esencialmente aquellas personas que ven mejor de cerca, utilizando lentillas. De esta manera, hay que extremar la cautela, pues tiene el peligro de que, al maquillarse, caiga en el ojo alguna partícula del maquillaje y esto pueda irrítalo.
Algunos/as optan por un término medio: primero se maquillan completamente salvo el rimmel, entonces introducen sus lentillas y para finalizar se dan el rimmel.

En cualquier caso, se tiene que tener en consideración que las manos (y todo cuanto pueda tocar las lentillas) tienen que estar escrupulosamente limpias y es conveniente la utilización de productos cosméticos hipo-alergénicos con el rímel y eyeliner “a prueba de agua” para intentar evitar que se desplace el maquillaje en el caso de tener que utilizar gotas para quitar la sequedad del ojo… etcétera. En ciertas ópticas hay una línea de productos cosméticos singularmente estudiados para los usuarios de lentillas.

Evidentemente, al retirar de los ojos las lentillas, se va a hacer del mismo modo con las manos recién lavadas (bien lavadas) y se deben adecentar bien las lentillas y el estuche, ya antes de guardarlas en su producto aseptizante, que se debe renovar día tras día.

Fuente: Lentiexpress