Como tener sexo anal con lubricante

lubricante anal

 

El sexo anal es cualquier tipo de actividad sexual que involucre la zona anal. Ya sea que estés pensando en tener sexo anal por primera vez o simplemente desees obtener más información sobre cómo mantenerte seguro y disfrutarlo, esta página te ayudará a responder tus preguntas. Eso sí, siempre con un buen lubricante anal.

 

lubricante anal

¿Qué es el sexo anal?

La gente suele pensar en el sexo anal, como cuando el pene de un hombre entra en el ano, pero también incluye usar los dedos o artículos sexuales en el ano, o lamer el ano («rimming»).

Cualquiera puede disfrutar del sexo anal, ya sea hombre, mujer, gay, bisexual o heterosexual, y lo esté dando o recibiendo. Aunque muchos hombres homosexuales lo disfrutan, algunos prefieren no tener sexo anal con penetración. Depende de ti, decidir con qué quieres experimentar y descubrir qué te gusta.

 

lubricante anal

 

 

¿Cómo se practica el sexo con lubricante anal?

La primera vez que exploras el área anal puede parecer extraño, así que antes de comenzar asegúrate de que tú y tu pareja halláis hablado sobre ello y estéis felices de probarlo. Si descubres que no te gusta, explícale a tu pareja que el sexo anal no es para ti.

Si decides tener sexo anal con penetración, comienza lentamente con toques y caricias para acostumbrarte a la idea y asegurarte de estar relajado. Esto es importante, porque hay un músculo en el ano (el esfínter) que necesita estar relajado para permitir que la penetración sea cómoda. Si estás practicando sexo anal, usa mucho lubricante y comienza penetrando sólo un poco y luego retirándolo por completo. Cuando tu pareja esté lista, penetra un poco más y luego retírate de nuevo. Continúa con esto, hasta que esté completamente dentro. Asegúrate de escuchar a tu pareja y comprender cómo se siente; estate preparado para detenerte en cualquier momento si se siente incómoda o con dolor.

El sexo anal puede resultar estimulante y placentero, tanto para la persona que da como para la que recibe, pero también puede llevar un tiempo acostumbrarse a cómo se siente. Si no sale perfectamente la primera vez, siempre puedes intentarlo de nuevo cuando ambos estéis de humor. Recuerda, que puedes pausar o detenerte cuando quieras. El hecho de que hayas comenzado algo, no significa que debas continuar.

¿Cómo estimulo la próstata de un hombre?

Muchos hombres tienen terminaciones nerviosas en la próstata y en el ano y, a menudo, disfrutan de la estimulación. La próstata, se encuentra entre la vejiga y el pene y se puede estimular con un dedo o un artículo sexual en el ano. Sin embargo, hay muchos vasos sanguíneos dentro y alrededor de la próstata y pueden lastimarse si se manipula con brusquedad, así que trátalo con cuidado y usa mucho lubricante.

 

lubricante anal

 

Lubricante anal para mejorar el sexo

Para muchas personas, el sexo anal es una parte placentera de su vida sexual. Sin embargo, ya seas hombre o mujer, el sexo anal con penetración puede ser incómodo o incluso doloroso con prisas, especialmente si es tu primera vez.

Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para reducir el dolor. Estas incluyen asegurarte de estar relajado, ir despacio, usar mucha lubricación a base de agua y avanzar hasta la penetración con el pene con objetos más pequeños como dedos o artículos sexuales.

La comunicación continua, es la mejor manera de asegurarse de que ambos disfruten del sexo anal. Si en algún momento sientes que es demasiado incómodo o doloroso, debes detenerte inmediatamente.

Tener sexo anal, aumenta el riesgo de VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS), incluyendo clamidia, herpes genital, las verrugas genitales, la gonorrea y la sífilis. Sin embargo, hay pasos sencillos que puedes seguir para protegerte y proteger a tu pareja.

El revestimiento del ano, es delgado y se desgarra con facilidad, lo que lo hace más vulnerable a las infecciones. Por lo tanto, si tu eres el compañero receptivo (a menudo llamado el «pasivo»), tienes un mayor riesgo de contraer ITS y VIH debido al sexo anal sin protección, que muchos otros tipos de sexo.

 

 

El lubricante anal, es imprescindible para el momento que la pareja haya hablado sobre este tema y estén dispuestos a complacerse, pero sin problemas.

 

 

Si eres hombre o mujer, heterosexual, bisexual o gay, sigue estos consejos para reducir el riesgo tanto para ti como para tu pareja:

Usa protección: puedes usar un condón externo (masculino) (que se coloca en el pene) o un condón interno (también llamado condón femenino) que se inserta en el ano antes de tener relaciones sexuales, tal como se usaría en la vagina. Algunas personas, se sienten más seguras usando condones extra gruesos para el sexo anal. También debes poner condones en los artículos sexuales que estés usando, asegurándote de cambiarlos entre parejas. Las barreras dentales, son una buena forma de protección para el rimming.

Tomar  profilaxis previa a la exposición (PrEP),  es otra forma de prevenir la infección por VIH, pero es posible que no esté disponible en todas partes.

Las infecciones o bacterias pueden transmitirse del ano a la vagina o la boca, así que ten cuidado al cambiar entre diferentes tipos de sexo. Siempre lávate los dedos, el pene o los artículos sexuales, cuando te muevas de un área a otra y asegúrate de usar un condón nuevo.

Lubricante de amor: a diferencia de la vagina, el ano no produce su propia lubricación, por lo que es importante usar un buen lubricante para que el sexo sea más cómodo y para evitar daños en el ano, así que puedes adquirirlo con toda confianza en https://www.vibradores.online/lubricante-anal/

No uses el semen de tu pareja como lubricante. Utiliza siempre un lubricante a base de agua, que esté especialmente diseñado para el sexo. Los lubricantes a base de aceite (como el aceite para bebés y la vaselina) pueden debilitar los condones y aumentar la probabilidad de que se rompan.

Limpiar suavemente: algunas personas se limpian el ano antes del sexo anal porque quieren asegurarse de que no haya heces. Si decides hacer esto, usa sólo agua o un jabón suave y hazlo muy suave, de lo contrario podrías dañar, rasgar o rascar el ano y correr un mayor riesgo de contraer una ITS.

Considera la PrEP: tomar profilaxis previa a la exposición (PrEP) es una forma de prevenir la infección por VIH. Si crees que tienes un alto riesgo de contraer el VIH, puede ser una buena opción que consideres, pero recuerda que sólo protege contra el VIH y no contra otras ITS.

Busca ayuda: si has tenido sexo anal sin protección y está preocupado por una posible infección por VIH, visita a un profesional de la salud de inmediato. Es posible, que puedas tomar profilaxis posterior a la exposición (PEP)  para prevenir la infección por VIH, pero debes tomarla dentro de las 72 horas para que funcione. Recuerda que la PEP no reemplaza los condones y no está disponible en todas partes.

Hazte la prueba: puede protegerte mejor a ti mismo y a los demás si conoces su estado. Hazte pruebas periódicas del VIH y otras ITS para poder recibir el tratamiento que necesitas y tomar las precauciones necesarias para proteger a los demás. Recuerda que si vives con el VIH y tomas medicamentos contra el VIH, el nivel de VIH en la sangre puede volverse indetectable, lo que te imposibilita transmitir el virus.

Mantén el control: evita el consumo excesivo de alcohol o drogas, ya que pueden evitar que sientas dolor o hacer que tomes riesgos que normalmente no tomarías.

Embarazo: técnicamente, no es posible quedar embarazada por sexo anal ya que no hay forma de que el semen pase del interior del ano a la vagina, pero existe una pequeña posibilidad de que el semen se filtre y gotee en la vagina después del sexo anal. Usar condones, es la mejor manera de asegurarse de estar siempre protegida adecuadamente contra las  ITS  y el embarazo.

 

lubricante anal

 

¿Deberías tener sexo anal?

 Al igual que con cualquier tipo de sexo, es importante que ambas personas quieran tener sexo anal y que nadie se sienta presionado u obligado a hacer algo que no quiera hacer.

Habla con tu pareja sobre la protección, antes de comenzar a tener sexo anal. Recuerda que tener sexo anal sin protección te pone a ti y a tu pareja en mayor riesgo de contraer VIH y otras ITS que otras actividades sexuales. Estar a salvo, os ayudará a ambos a sentiros más relajados y a hacer que el sexo sea más agradable.

Decidir tener sexo anal es algo muy personal. Lo principal a considerar, es si te sientes bien y si tú y tu pareja estáis seguros.