Algunos consejos para utilizar las lentes de contacto

lentes de contactoTan simple, como unos consejos prácticos para lentes de contacto que no dejarás de cuidarlos y eludir los inconvenientes de los ojos.
Primeramente, hay siempre y en toda circunstancia que respetar el tiempo de empleo de las lentes, y tener mucho cuidado en la fecha de vencimiento. Poner las lentes a lo largo de más de su duración está completamente desaconsejado.

El mantenimiento de las lentes es un paso crítico: ejecutarlo de forma conveniente y completa es uno de los consejos más útiles que se pueden dar. El mantenimiento consiste en 4 fases, y cada una de ellas debe hacerse de forma cuidadosa y con atención. De ahí que, siempre y en toda circunstancia se deben emplear las soluciones convenientes, y jamás con agua o bien saliva.
Antes de efectuar el mantenimiento, y por norma general antes de manipular las lentes, hay que lavarse bien las manos y sécalas con mucho cuidado, usando una toalla o bien una toalla de papel en buen estado. Además de esto, las lentes de contacto deben mantenerse siempre y en todo momento en la solución conservante.

Sin olvidar el contenedor de lentes. Se debe adecentar y enjuagar habitualmente, a través de el empleo de la solución salina conveniente. Además de esto, el contenedor debe cambiarse cada tres-seis meses de promedio, a fin de eludir la capacitación de depósitos o bien microorganismos.
Para finalizar, entre los consejos para las lentes, aún existen algunas recomendaciones: no compartas las lentes cosméticas; eliminar las lentes de manera inmediata frente a los primeros síntomas de lagrimeo o bien malestar; observa las instrucciones en lo que se refiere a dormir con lentes.

Esta es una serie de consejos y trucos para hacer un buen empleo de tus lentes.

Lentes en la ducha

Por una razón muy sencilla: las lentes modernas son muy cómodas de emplear y puede acontecer de manera fácil que las olvides.
De entrada, es posible darse una ducha con lentes de contacto. En estos casos, sencillamente, recuerda que debes sostener siempre y en todo momento los ojos cerrados: en verdad, la lentilla no debe tomar contacto con el agua corriente, o bien peor todavía, con productos como jabón, champú y baño de burbujas.

El ojo puede, en verdad, enrojecerse o bien tener una infección: el agua corriente no es estéril, sino contiene bacterias que se pueden depositar en la superficie de la lente. Y la lente se puede dañar, irremisiblemente .
Esto, de entrada. Si te olvidas de que estás llevando tus lentes y estás en la ducha, estos son los fáciles consejos a continuar. Mas en lo posible, sería la mejor forma de eludir caer en esta situación, con lo que es recomendable eliminar las lentes ya antes de empezar a tomar una ducha. Así se evitará lo que ya se ha dicho, o bien terminar con los ojos colorados o bien con las lentes en una ruina.

Si tras tomar una ducha llevando tus lentes, sientes una sensación de malestar en los ojos y al percatarte de que contienen sangre, hay dos cosas que hacer: eliminar las lentillas inmediatamente y consultar a tu médico oculista .
Un último consejo? Si verdaderamente no puedes eludir tomar una ducha con los lentillas, sería mejor preferir las lentes blandas díarias: una vez duchado las quitas y las tiras enseguida, ahorrando una serie de incidentes.

Fuente: http://www.lentillasadomicilio.com/lentes-de-contacto-online/